La primera vez que conocimos a Valeria tenía 8 días. Sin quererlo elegimos uno de los días más oscuros de todo el invierno para hacer su primera sesión de fotos, aún así, encontramos un “rayo de luz” en un rincón de la habitación de sus papás y allí que montamos el primer escenario. Un balde metálico, una almohada y una toquilla.

En las sesiones de fotos con bebes, obviando, por supuesto, la luz (y las toallitas… ;D), el tiempo disponible puede condicionarte por completo una sesión. Sabes cuando llegas a casa del bebe pero no cuando el bebe “estará disponible” para hacerle fotos.

Valeria desde que llegamos se mostró super disponible, eso sí, ¡con los ojos bien abiertos!

F.

Leave a Reply

(required)

(required)

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

© 2011 Suffusion theme by Sayontan Sinha